Salamba Sarvangasana

salabasana* Para hacer esta postura túmbate boca arriba, con los brazos a los lados del cuerpo y las plantas de los pies en el suelo. Da un suave impuso con las piernas,  llevándolas hacia atrás, levantando también la pelvis del suelo. Lleva las manos a la espalda. Acerca los codos lo más posible uno al otro. Trae la pelvis hacia arriba, todavía con las piernas dobladas mientras caminas con las manos hacia arriba en la espalda (hacia el suelo), lo más posible dentro de tu comodidad. Lentamente desenrolla las piernas estirándolas hacia arriba, dejando el peso de la pelvis hacia las manos. Mantén la respiración tranquila y profunda. Para salir de la postura, dobla las piernas y redondea la columna para bajar lentamente.

* Mantén la postura empujando fuerte los hombros y omóplatos contra el suelo, manteniendo el pecho abierto. Mantén el cuello neutro, con su curvatura natural, sin bajar o subir la barbilla y presionando suavemente el suelo con el punto de apoyo en la cabeza. Activa las piernas hacia arriba. Mantén al principio unos pocos segundos y ve construyendo la fuerza poco a poco. La postura se puede llegar a mantener, y de hecho es beneficioso hacerlo, unos 5 minutos. Recuerda que tienes toda la vida para practicar.

* Puedes variar la postura de diversas maneras:
-Colocando una o dos mantas bien dobladas debajo de hombros, brazos y codos, dejando que el cuello y la cabeza queden fuera de la manta.
-Si tienes tensión en la zona del cuello y hombros, puedes hacer la postura en un ángulo inferior a 180 grados entre el torso y las piernas, dejando que la pelvis caiga más hacia las manos y las piernas un poco hacia la cabeza. Todavía mantén los hombros activos y el pecho abierto, arqueando, no redondeando, la espalda.

* Esta postura tiene muchos beneficios: calma la mente y el estrés, estimula la tiroides, fortalece el sistema circulatorio, aligera las piernas cansadas-pesadas, estimula los órganos del abdomen y la pelvis, fortalece los brazos y hombros, las piernas y los glúteos, estira hombros y cuello.

* Esta postura está contraindicada en caso de estar en período de menstruación, tensión alta o alguna lesión en el cuello.  Si sientes cualquier molestia en el cuello o tienes dudas consulta a tu profesor, esta postura es muy beneficiosa pero es importante hacerla bien.

Y&Y Bcn-